Seminario Interuniversitario de Investigadores del Fascismo

Publicación de la obra “Der Weltkrieg als Erzieher. Jugend zwischen Weimarer Republik und Nationalsozialismus”, de Arndt Weinrich

Der Weltkrieg als Erzieher. Jugend zwischen Weimarer Republik und Nationalsozialismus

Muchos autores han destacado hasta el momento la importancia de la Primera Guerra Mundial como periodo con un tremendo poder performativo sobre las sociedades europeas del momento y, más concretamente, sobre las generaciones más jóvenes, ya fuera en un sentido o en otro. Se trata de una realidad que hemos podido constatar tanto a través de la literatura memorística como de la propia historiografía, al igual que a través de otras fuentes culturales de diversa índole. Evidentemente, dadas las circunstancias en que se desarrolló la guerra, todo lo que giró en torno a su final y los procesos de mitificación a los que ésta fue sometida, el caso alemán es uno de los más paradigmáticos. (1) Sin embargo, el trabajo que presentamos aquí hoy nos ofrece una nueva perspectiva y, también, un caso de estudio sumamente interesante que aporta nueva luz sobre el conjunto del periodo de entreguerras.

Una foto del autor, Arndt Weinricht

Una foto del autor, Arndt Weinricht

Fruto de su tesis doctoral, Arndt Weinrich ha enmarcado su trabajo en esa tendencia que en los últimos tiempos reivindica la recuperación del concepto de ‘generación’ como realidad histórica o, si se quiere, como idea fuerza que determina el devenir de cada época, tal y como hiciera Michael Wildt en su monumental Generation des Unbedingten (La generación de los intransigentes) hace ya diez años. (2) Precisamente, el trabajo de este último se centraba entre otras cosas en los líderes de la RSHA, el complejo aparato de seguridad del III Reich liderado en un primer momento por Reinhard Heydrich, descubriendo un grupo de hombres que lejos de ser meros burócratas eran apasionados, ambiciosos y estaban guiados por el principio de acción, al más puro estilo del fascismo, comprometidos ideológicamene y entregados por completo a la tarea que les había sido encomendada: la construcción y protección de la Volksgemeinschaft. Quizás, una de las cuestiones más interesantes que señala la obra de Wildt, y que precisamente marca sus análisis de forma decisiva, es que la mayor parte de estos hombres eran miembros de una generación nacida en la década que va del inicio del siglo XX al año 1910, lo que se conoce como Kriegsjugendgeneration o “generación de la guerra”. Es decir, todos ellos sufrieron el impacto de la guerra en su más tierna infancia o en plena adolescencia, asistiendo de lleno en el periodo clave en la formación de todo individuo a lo que en la época se vivió como un drama de proporciones ‘quasi’ mitológicas: la Gran Guerra, la derrota de Alemania (para no pocos vivida a través de los parámetros de la Dolchstoβlegende o “Puñalada por la espalda”) y la paz (para esos y otros muchos más entendida como un mero Diktat o imposición, que es como se conocería popularmente el Tratado de Versalles). Para Wildt, todos estos episodios –y las narrativas en torno a ellos– fueron decisivos en la configuración de la Weltanschauung de esta generación de jóvenes sobre la cual recaería la responsabilidad de purificar el cuerpo de la nación y construir el Nuevo Orden mediante el sometimiento y la destrucción de millones de seres humanos considerados como racialmente indeseables.

An Uncompromising Generation

Precisamente, en su Der Weltkrieg als Erzieher (La Guerra Mundial como preceptora) Arndt Weinrich analiza la influencia que tuvieron las narrativas colectivas de la Gran Guerra construidas en la Alemania de entreguerras sobre esa generación nacida entre los años 1900 y 1910, para lo cual analiza la Hitlerjugend (Juventudes Hitlerianas, HJ) y otros colectivos de jóvenes durante la República de Weimar, como las organizaciones de jóvenes socialistas o católicos y otras de extracción burguesa. Todos ellos alcanzaron el pleno uso de sus facultades mentales e intelectuales justo al final de la guerra o bien con esta ya concluida, de forma que participaron de lleno en las políticas de la memoria y el culto a los caídos. El objetivo de Weinrich es, precisamente, adentrarse en el modo en que este culto permeó a estos grupos de jóvenes, todo ello dentro de un marco más amplio –casi diría omnicomprensivo– que cualquiera de los que se han planteado hasta ahora en un estudio de estas características. (3) Sin lugar a dudas, el amplio espectro de organizaciones y colectivos juveniles abordados, a pesar de que el peso central del trabajo recaiga sobre la HJ, no es sino una de las principales virtudes del trabajo y por este medio el autor trata de explicar cuáles fueron las peculiaridades de la HJ en su modo de entender el pasado bélico. Así pues, a través del estudio de medio centenar de diferentes cabeceras de organizaciones juveniles nos muestra hasta qué punto cada una de ellas alimentó con fines políticos sus propios mitos sobre la Gran Guerra.

Conmemorando al soldado caído en el cementerio militar alemán de Langemark (Bélgica)

Conmemorando al soldado caído en el cementerio militar alemán de Langemark (Bélgica)

Concretamente, tal y como se viene señalando de un tiempo a esta parte, una de las tesis fundamentales del trabajo de Weinrich muestra cómo la visión nacionalsocialista de la Gran Guerra no fue la expresión directa de la experiencia en el frente, sino más bien una “usurpación”, tal y como señalaba Nicolas Patin en su propia reseña de la obra, por parte de unas narrativas que a la altura de los años 30 eran minoritarias. El propio Patin señala cómo la génesis de las ideas fuerza que marcan el trabajo de Weinrich bien pudo tener lugar en un seminario organizado por Gerd Krumeich en el año 2009, donde se cuestionó de forma abierta la relación o el trasvase limpio y transparente entre las experiencias de la Gran Guerra y la constitución del fascismo alemán como corpus de ideas y proyecto político-social. (4) Benjamin Ziemann, otro de los que se han interesado notablemente por el trabajo que estamos analizando, ha contribuido a demostrar con sus propios análisis hasta qué punto la recepción y el legado o, en definitiva, la memoria colectiva de la sociedad alemana en torno al conflicto del 14-18 fue mucho más compleja y fragmentaria de lo que habitualmente se ha pensado. (5) Así pues, la apuesta de Weinrich por la complejidad se enmarca plenamente en estas líneas de investigación y dentro de los parámetros más avanzados de la historia social y cultural, algo que se pone de manifiesto en la elección de la juventud como objeto de análisis.

Una de las obras fundamentales de Benjamin Ziemann, recientemente publicada

Una de las obras fundamentales de Benjamin Ziemann, recientemente publicada

Finalmente, el autor demuestra que las diferencias de los diferentes colectivos de jóvenes a la hora de entender la guerra no fueron tantas en algunos aspectos esenciales, sobre todo en la utilización activa de su memoria. Todos ellos, desde los católicos a los socialistas pasando por los nacionalsocialistas, experimentaron ciertas evoluciones a lo largo de los quince años de vida de la República de Weimar, pero por lo general vieron en el héroe caído un modelo paradigmático de sacrificio por la comunidad que fue explotado activamente como sublimación del principio de acción. Sin ir más lejos, a lo largo de la segunda mitad de los años 20 los debates y discursos de la HJ se centrarían mucho más en las cuestiones sociales y ecónomicas -el supuesto futuro revolucionario- que en la codificación y sublimación del soldado caído como modelo de comportamiento. Esto cambiaría claramente desde principios de los 30, cuando se empieza a percibir que toda legitimidad y derecho a ser en la posteridad habría de venir dada por medio de la participación en la guerra, lo cual impuso un grado de presión muy alto sobre la juventud alemana. No por nada, de esta época data la forja del mito del soldado político, que aparecería unido por un hilo de continuidad con el soldado de las trincheras del 14-18, convertido ahora sí en mito movilizador. Por tanto, los jóvenes de las HJ o los miembros de las SA que luchaban con los comunistas por el control de las calles se convertirían en dignos herederos de sus padres. No obstante, tras la llegada del nacionalsocialismo al poder y dada la necesidad de desactivar el potencial subversivo y reivindicativo de una juventud extremadamente combativa se produce un sutil cambio de paradigma que eleva la experiencia del 14-18 al ámbito de lo sublime, de modo que el mito del combatiente queda salvaguardado y elevado en un horizonte inalcanzable. El verdadero potencial movilizador de este mito se desplegaría plenamente a partir de la campaña de anexiones que daría comienzo en 1938 con el Anschluβ de Austria y, especialmente, desde septiembre de 1939, cuando daría comienzo la Segunda Guerra Mundial. Por desgracia, este periodo fundamental es tratado de forma mucho más tangencial y casual en la obra de Weinrich, lo cual, en cualquier caso, no resta valor a su trabajo como caso de estudio y, desde luego, deja la puerta abierta a futuros trabajos y nuevas profundizaciones en la cuestión. Sea como fuere, sin lugar a dudas estamos ante una contribución clave al conocimiento del periodo de entreguerras y la Alemania nacionalsocialista que se convertirá en un referente para muchos estudios en diferentes contextos nacionales, incluido por supuesto el peninsular. (6) Por ello, dada la importancia del trabajo, es de esperar que no se demorará la traducción y publicación de Der Weltkrieg als Erzieher en inglés.

Concentración

DATOS BÁSICOS SOBRE LA OBRA:

Año: 2013

Editorial: Klartext Verlag

Número de páginas: 352

Precio: 39,95 euros

Enlace a la obra en la página de la editorial: http://www.klartext-verlag.de/bookdetail.aspx?ISBN=978-3-8375-0644-0

NOTAS:

(1) Por citar algunos ejemplos podríamos traer a colación documentos de índole autobiográfica tan interesantes como Sebastian HAFFNER: Historia de un alemán: Memorias 1914-1933, Barcelona Destino, 2005; Stefan ZWEIG: El mundo de ayer. Memorias de un europeo, Barcelona, Acantilado, 2012; o los diarios del propio Ernst JÜNGER: Diario de guerra (1914-1918), Barcelona, Tusquets Editores, 2013, recién traducidos al castellano. A nivel historiográfico destacaría obras como Adam R. SEIPP: The Ordeal of Peace: Demobilization and the Urban Experience in Britain and Germany, 1917-1921, Farnham, Ashgate, 2009; Benjamin ZIEMANN: War Experiences in Rural Germany, 1914-1923, Oxford/New York, Berg, 2007; o, por citar otro ejemplo de gran interés, John HORNE (ed.): State, Society and Mobilization in Europe during the First World War, Cambridge, Cambridge University Press, 1997. En cualquier caso, los ejemplos son innumerables.
(2) Véase Michael WILDT: Generation des Unbedingten: Das Führungskorps des Reichssicherheitshauptamtes, Hamburgo, Hamburger Edition, 2003. Disponible en lengua inglesa como An Uncompromising Generation: The Nazi Leadership of the Reich Security Main Office, Madison, University of Wisconsin Press, 2010.
(3) Otras obras interesantes respecto a la cuestión son, por citar sólo algunos ejemplos recientes, Melanie TEBBUTT: Being Boys: Youth, Leisure and Identity in the Inter-War Years, Manchester, Manchester University Press, 2012, que se centra en el caso de Gran Bretaña; o, por otro lado, Susan B. WITHNEY: Mobilizing Youth: Communists and Catholics in Interwar France, Durham, Duke University Press, 2009.
(4) http://www.perspectivia.net/content/publikationen/francia/francia-recensio/2013-2/ZG/weinrich_patin. Consultado el 12 de diciembre de 2013.
(5) http://gh.oxfordjournals.org/content/early/2013/07/11/gerhis.ght043.extract. Consultado el 12 de diciembre de 2013. Véase también nota 1 y Benjamin ZIEMANN: Contested Commemorations: Republican War Veterans and Weimar Political Culture, Nueva York, Cambridge University Press, 2013.                        
(6) Ya se han hecho trabajos de lo más interesante al respecto para ese mismo periodo, entre los cuales destacaría Sandra SOUTO KUSTRÍN: Paso a la juventud. Movilización político, estalinismo y en la República Española, Valencia, Publicacions Universitat de València, 2013; o, también, José Ignacio CRUZ: Prietas las filas. Las falanges juveniles de Franco, Valencia, Publicacions Universitat de València, 2012. Un trabajo ineludible pionero en nuestro país es Miguel Ángel RUIZ CARNICER: El Sindicato Español Univesitario (SEU), 1939-1965. La socialización política de la juventud universitaria en el franquismo, Madrid, Siglo XXI Editores, 1996.

Anuncios
Esta entrada fue escrita por davidalegrelorenz y publicada el 12 diciembre, 2013 a las 19:10. Se guardó como Novedades editoriales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “Publicación de la obra “Der Weltkrieg als Erzieher. Jugend zwischen Weimarer Republik und Nationalsozialismus”, de Arndt Weinrich

  1. Pingback: Publicación de la obra “Contested Commemorations: Republican War Veterans and Weimar Political Culture”, de Benjamin Ziemann | Seminario Interuniversitario de Investigadores del Fascismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: