Seminario Interuniversitario de Investigadores del Fascismo

Publicación del libro “Los excombatientes franquistas (1936-1965)” de Ángel Alcalde

Cuando uno echa un vistazo a la ingente –por no decir, que ciertamente lo es, inabarcable– bibliografía sobre el pasado siglo XX, y especialmente sobre el denominado periodo de entreguerras, la mayoría de adjetivos y sustantivos que jalonan los títulos de monografías y artículos giran en torno a conceptos como ‘guerra’, ‘muerte’, ‘aniquilación’ o ‘genocidio’, por citar solos unos pocos de entre una miríada. De ello, podemos inferir que el lapso temporal comprendido entre 1914 y 1945, considerando ambas fechas como fronteras cronológicas maleables y dejando de lado intencionadamente el resto del siglo XX, estuvo caracterizado por la violencia como un eje rector fundamental de las dinámicas y procesos históricos que acontecieron. Violencia que tuvo su máxima expresión en los innumerables conflictos bélicos acaecidos, situándose ambas guerras mundiales como los grandes periodos de muerte de masas. En este sentido, el carácter global de dicha violencia conllevó su extensión a la práctica totalidad de los europeos del momento, que se vieron afectados de un modo u otro por ella, ya fuese como combatientes –regulares o irregulares–, ya fuese en la retaguardia, ya fuese como víctimas. Un proceso al que prácticamente ningún país fue ajeno, por no decir ninguno. De esta forma, vemos como la guerra y la violencia constituyeron elementos transformadores fundamentales para explicar el cómo y el porqué del periodo de entreguerras, algo que para el caso español, el que hoy nos trae hasta aquí, tuvo una mayor relevancia si cabe.

Portada de "Los excombatientes franquistas (1936-1965)"

Portada de “Los excombatientes franquistas (1936-1965)”

Quizá para muchos jóvenes de hoy en día la Guerra Civil española no es más que una fecha más en el dilatado pasado histórico español. Un suceso borroso e inconexo que, desgraciadamente, no tiene más sentido para el presente que el de superar la materia de turno en la etapa escolar o el de contestar una pregunta de color amarillo en el Trivial. Sin embargo, para muchos otros la guerra de 1936-1939 es un hecho bien diferenciado y situado en el tiempo histórico puesto que, de alguna forma u otra, su experiencia, su relato o su legado han tenido una influencia en su vida. En este sentido, Ángel Alcalde introduce su libro hablando de la condición dual de uno de los más importantes puntos de contacto de varias generaciones de españoles con la Guerra Civil, los excombatientes, y concretamente los del bando sublevado. Y decimos dual porque, por un lado, fueron estos propios excombatientes y el papel que jugaron en la construcción ideológica del franquismo los que mantuvieron siempre presente el recuerdo de la guerra como hito fundacional de la España de la dictadura, binomio que acompañó al régimen hasta sus últimos días. Y, por otro, porque ya en el plano social y familiar, la experiencia de esa guerra, transmitida a modo de ejemplo o a modo de anécdota, permitió que las nuevas generaciones de españoles tuviesen un recuerdo, un relato y una memoria de primera mano de cómo fue, cómo se vivió y qué supuso la Guerra Civil. Sin embargo, pese al legado que la memoria de los excombatientes sublevados haya podido dejar en el plano social, hoy prácticamente inexistente salvo en los círculos familiares en los que se cuenta como anécdota, no es ese el campo en el que la obra Los excombatientes franquistas (1936-1965), escrita por el ya mencionado Ángel Alcalde, pretende situarse. Más bien, es en la falta de atención historiográfica y académica hacia este colectivo donde Alcalde sitúa sus preguntas y formula sus interrogantes.

Cartel de alistamiento al requeté. Los soldados voluntarios tuvieron una mayor consideración durante la posguerra a la hora de recibir los favores del régimen

Cartel de alistamiento al requeté. Los soldados voluntarios tuvieron una mayor consideración durante la posguerra a la hora de recibir los favores del régimen

¿Cómo se configuró el concepto, el símbolo y la identidad excombatiente? ¿Cuáles son las diferentes realidades que se encuentran detrás de dicho término? ¿Qué función jugaron los excombatientes y la instrumentalización de su memoria en la construcción de los apoyos sociales al franquismo, lo que en buena medida se ha venido a denominar ‘consenso’? Estas son las algunas de las cuestiones clave que el autor aborda en su obra a través de la disección del fenómeno de los excombatientes en cuatro periodos fundamentales. El primero de ellos analiza la propia experiencia bélica, es decir, el momento en el que se origina la identidad excombatiente. Este lapso temporal es el que sienta las bases ideológicas no ya de este grupo social –por decirlo de algún modo– en concreto, sino de todo el régimen franquista, en la medida en que es la percepción de la guerra como rito fundacional, de iniciación, de la nueva España lo que construye los lazos de sangre entre la comunidad nacional. Lazos que, por otro lado, establecen una diferencia crucial: aquellos que fueron a la guerra y se sacrificaron y los que no lo hicieron. Por tanto, serán estos lazos los que cohesionarán, identitariamente, a los excombatientes, aunque como el propio Alcalde apunta la heterogeneidad será una de las tónicas dominantes de este grupo, en la medida en que no todos fueron ni se sintieron sujetos activos de la Victoria.

Veteranos de guerra mutilados escuchando el discurso de clausura del I Congreso Nacional de Excombatientes (1952)

Veteranos de guerra mutilados escuchando el discurso de clausura del I Congreso Nacional de Excombatientes (1952)

Tras esto, el segundo capítulo se sumerge en la posguerra y en cómo se configuró la “cultura de guerra” franquista, en tanto en cuanto ejerció como importante argamasa de cimentación de los apoyo sociales al régimen, proceso en el que la utilización de los excombatientes tuvo una importancia clave. Así pues, la dictadura generó instituciones y organismos para canalizar la memoria y el simbolismo de los que habían luchado en la guerra, siendo Falange la principal beneficiaria de ello a través de su control de la Delegación Nacional de Excombatientes. Se les concedieron, dentro una jerarquía interna excombatiente marcada por el papel y el grado de implicación mostrado durante la guerra, puestos en las instituciones locales y regionales, así como en los aparatos represivos estatales, con la finalidad de generar lealtades y clientelas que permitiesen al régimen un usufructo seguro y constante del simbolismo excombatiente. De igual forma, esta época de reconversión y generación de redes clientelares aconteció paralela a la Segunda Guerra Mundial en la que España participó a través de la División Azul, lo que implicó una nueva generación de antiguos soldados a los que había que gestionar[1].

Medalla conmemorativa de los "25 Años de Paz" entregada a todos los excombatientes. En ella se puede leer la leyenda: "En la guerra tu sangre, en la paz tu trabajo".

Medalla conmemorativa de los “25 Años de Paz” entregada a todos los excombatientes. En ella se puede leer la leyenda: “En la guerra tu sangre, en la paz tu trabajo”.

A este respecto, el tercer capítulo viene a abordar la ‘guerra fría’ que vivió la relación del régimen con los excombatientes de la Guerra Civil, a lo que se unió el pretendido olvido temporal de aquellos que volvieron del Frente Oriental. Fuese ya por la necesaria reorientación ideológica que la dictadura hubo de operar de cara al exterior, y que puso en marcha nuevas dinámicas políticas internas, o por el agotamiento de un determinado discurso que tenía al excombatiente como modelo social, el régimen se tomó un tiempo para reorganizar el modo en que conectaba con todo ese capital humano proveniente de la guerra. Algo que aprovechó para marcar distancias con los recientemente caídos regímenes fascistas, hasta que reconfiguró una identidad con una omnipresencia del elemento católico al calor del anticomunismo de la Guerra Fría. De esta forma, llegamos al último de los capítulos en el que los “25 Años de Paz” marcaron una nueva retórica de integración de la figura del excombatiente bajo la cual, sin embargo, subyacía el mismo discurso que ensalzaba la violencia y el sacrificio bélico como forjadora de la Nueva España.

En definitiva, nos encontramos ante una obra imprescindible para la compresión de la dictadura franquista, tanto en su momento formativo como en su larga duración. La voluntad de Ángel Alcalde de explorar lo que se esconde detrás del denominado consenso social del régimen, y cómo se articularon los apoyos sociales que conformaron dicho consenso tienen su eje rector en la figura del excombatiente como vía para la disección de las entrañas del franquismo. En este sentido, la obra se enmarca en una serie de nuevas monografías y trabajos que en los últimos tiempos han ido explorando desde perspectivas novedosas y enfoques transformadores la configuración de los apoyos a la dictadura. Por ejemplo, podemos traer a colación las obras de varios de nuestros compañeros del SIdIF; por un lado Franquismo a ras de suelo. Zonas grises apoyos sociales y actitudes durante la dictadura. 1936-1976[2], de Claudio Hernández o No sólo miedo. Actitudes políticas y opinión popular bajo la dictadura franquista (1936-1977)[3], del propio Claudio junto con Miguel Ángel del Arco Blanco y Francisco Cobo –entre otros–, que abordan estudios ‘a ras de suelo’ de las actitudes sociales e individuales frente al franquismo; o El evangelio fascista. La formación de la cultura política del franquimo de Ferran Gallego[4], que realiza un vasto, complejo y detallado análisis de la configuración de la cultura política del régimen y del papel clave jugado por la religión católica en este proceso. Y, del mismo modo, otros trabajos de menor envergadura temporal y factual, pero que si bien se detienen con precisión en el momento clave de la Guerra Civil, como los de Francisco Leira o James Matthews[5]. Por tanto, la aportación de Ángel Alcalde viene a sumarse a esta renovadora tendencia de los estudios sobre el franquismo, al tiempo que lo hace cubriendo una de las principales lagunas historiográficas existentes hasta ahora. A buen seguro, su trabajo ejercerá como referente fundamental e ineludible para todos aquellos que quieran sumergirse en uno de los pilares fundamentales que explican la larga duración del franquismo: la gestión del sacrificio en la guerra y de los lazos que esa violencia creó mediante de su canalización a través de la figura del excombatiente.

FICHA BIBLIOGRÁFICA:

Año: 2014

Editorial: Prensas Universitarias de Zaragoza

Número de páginas: 411

Enlace a la obra en la página de la editorial: http://puz.unizar.es/detalle/1504/Los+excombatientes+franquistas+(1936_1965)-0.HTML

Entrevista con el autor acerca del libro: https://www.youtube.com/watch?v=Y7udhVZiEMM#t=150

 

[1] Un reciente trabajo en torno a las asociaciones de excombatientes de la División Azul y su cambiante relación con el régimen es el de David VEIGA CHOUSA, “La hermandad de la División Azul: un acercamiento al asociacionismo divisionario”, en Revista Universitaria de Historia Militar, Vol. 2, 4 (2014), pp. 108-129.

[2] https://seminariofascismo.wordpress.com/2013/11/25/publicacion-de-la-obra-franquismo-a-ras-de-suelo-zonas-grises-apoyos-sociales-y-actitudes-durante-la-dictadura-1936-1976-de-claudio-hernandez-burgos/

[3] https://seminariofascismo.wordpress.com/2014/02/05/publicacion-de-la-obra-colectiva-no-solo-miedo-actitudes-politicas-y-opinion-popular-bajo-la-dictadura-franquista-1936-1977/

[4] https://seminariofascismo.wordpress.com/2014/03/04/publicacion-de-la-obra-el-evangelio-fascita-la-formacion-de-la-cultura-politica-del-franquismo-1930-1950-de-ferran-gallego/

[5]James MATTHEWS: Reluctant Warriors. Republican Popular Army and Nationalist Army Conscripts in the Spanish Civil War, 1936-1939, Oxford University Press,Oxford, 2012; y Francisco J. LEIRA CASTIÑEIRA: La consolidación social del franquismo. La influencia de la guerra en los soldados de Franco, Publicaciones Juana de Vega, Santiago de Compostela, 2013. Igualmente puede verse Miguel ALONSO IBARRA, “Ex-combatientes. Un análisis del fascismo español a través de las memorias de los soldados de Falange”, Claves del mundo contemporáneo. Debate e investigación. Actas del XI Congreso de la Asociación de Historia Contemporánea, Granada, Comares, 2013, formato CD.

Anuncios
Esta entrada fue escrita por miguelalonsoibarra y publicada el 9 mayo, 2014 a las 18:02. Se guardó como Novedades editoriales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: