Seminario Interuniversitario de Investigadores del Fascismo

Reseña de Fascism. Journal of Comparative Fascist Studies, Vol. 4, 1 (2015)

Portada FascismHoy nos hacemos eco de la publicación, la semana pasada, del nuevo número de Fascism. Journal of Comparative Fascist Studies, que representa el primero de este 2015 y, también, el primero del cuarto volumen de la revista. Lo primero que salta a la vista es que, a diferencia de números anteriores –sobre todo los primeros–, este solamente se compone de tres artículos, algo que parece confirmar una tendencia vista en issues anteriores y que apunta a una menor cantidad de textos publicados. De la misma forma, en este número tampoco se han incuido reseñas, lo que incide en esto que comentábamos. Estaremos atentos al próximo número y a los volúmenes sucesivos pero no nos gustaría ver que una iniciativa tan atractiva como esta, dedicada por completo al estudio del fascismo y, además, apostando decididamente por una perspectiva comparada y transnacional, corre el riesgo de perder fuelle por una posible falta de contribuciones. Sea como fuere, lo que sí es cierto es que todavía no ha habido ninguna contribución a la revista por parte de la historiografía española, ni que aborde el caso español como experiencia fascista –o, al menos, su debate–, con lo que os animamos a que enviéis vuestros textos a los compañeros de Fascism, ya que el CfP para el siguiente número permanecerá abierto hasta el próximo 1 de mayo. Para ello, podéis encontrar las instrucciones en el siguiente enlace.

Simbología y parafernalia paramilitar en una concentración del Jobbik, partido de extrema derecha húngaro

Simbología y parafernalia paramilitar en una concentración del Jobbik, partido de extrema derecha húngaro

Entrando en materia del número que hoy reseñamos, el primero de los artículos corre a cargo de Aristotle Kallis, reconocido experto en la materia y profesor en la University of Lancaster del Reino Unido. Este artículo representa la segunda de las conferencias que el NIOD Institue for War, Holocaust and Genocide Studies ha organizado en torno al fenómeno fascista, siendo la primera de ellas la que pronunció el profesor de la Teeside University (RU), Nigel Copsey, con el título “Fascism… but with an open mind. Reflections on the Contemporary Far Right in (Western Europe)”, y que se publicó en la propia Fascism en el volumen 2, número 1, año 2013. El texto de Kallis, titulado “When Fascism Became Mainstream: The Challenge of Extremism in Times of Crisis”, intenta elaborar una comparativa, sin pretender extrapolar o equiparar y consciente de la diferencia de marcos existente entre una época y otra., entre el ascenso del fascismo durante el periodo de entreguerras y el auge que, en los últimos años, está experimentando la extrema derecha europea merced al contexto de crisis en el que vivimos. De esta forma, a través de un análisis de la solidez del arraigo de los principios liberales en la Europa actual, Kallis intenta diseccionar la lenta, pero constantemente creciente, penetración de ciertas prácticas y visiones procedentes del campo de la extrema derecha. Para explicar este avance, el autor argumenta que la crisis sistémica y de credibilidad de los partidos tradicionales ha abierto el abanico político, como forma de canalización del descontento y de convergencia de unas actitudes sociales que, en el contexto de la crisis tanto político-social como económica, han sufrido una tendencia hacia posiciones defensivas, sobre todo frente a colectivos étnicamente diferentes o de inmigrantes. Así, esa apertura habría tenido una doble consecuencia: por un lado, la recepción de apoyos más amplios habría permitido a estos grupos de extrema derecha ganar una mayor legitimidad a ojos de la sociedad. Y, por otro, merced a esa nueva legitimidad habrían podido introducir en el debate político elementos relegados a la marginalidad hasta el momento, y que tienen que ver con las agendas de exclusión de estos partidos, como por ejemplo la cuestión de la islamofobia.

Una de las estrategias de los grupos de extrema derecha actuales, como Génération Identitaire, es presentarse como proyectos que buscan recuperar la esencia, la identidad, eterna de las sociedades en las que se insertan, teniendo siempre de fondo una percepción europeísta

Una de las estrategias de los grupos de extrema derecha actuales, como Génération Identitaire, es presentarse como proyectos que buscan recuperar la esencia, la identidad, eterna de las sociedades en las que se insertan, teniendo siempre de fondo una percepción europeísta

De esta forma, los partidos mainstream habrían entrado, parcialmente, a jugar en esos terrenos políticos, lo que habría supuesto un cierto viraje conservador de sus propias posturas. Un viraje que, por otra parte, respondería también a una forma de enfrentar el desafío de la extrema derecha mediante el intento de reconquista, sea por esta vía, del voto de los sectores sociales perdidos. En definitiva, Kallis marca muy bien la distancia entre ambas épocas, tanto por las evidentes diferencias como por la mayor firmeza hoy en día del sistema liberal, tanto política como socialmente, pero reconoce la funcionalidad de establecer comparativas de cara a no perder de vista los desafíos planteados por estos nuevos grupos; al tiempo que, en todo su artículo, subyace una voluntad de ahondar en la evolución de las actitudes políticas y sociales en tiempos de crisis. Así Kallis, siguiendo la línea de otros historiadores que se han dedicado al estudio del fenómeno de la extrema derecha en nuestros días, como el propio Copsey, elabora una interesante comparativa que, siendo consciente de dónde están sus límites, permite tomar herramientas de análisis del fascismo de entreguerras para aproximarnos a un fenómeno creciente en la sociedad europea.

Cartel de la película Lion of the Desert (1981)

Cartel de la película Lion of the Desert (1981)

El segundo de los textos está escrito por Giacomo Lichtner, profesor en la neozelandesa Victoria University of Wellington, que ha dedicado buena parte de su labor investigadora a la relación entre cine y fascismo o, más bien, a analizar cómo el cine ha contribuido a la generación de particulares memorias nacionales, en los casos italiano y francés que él ha trabajado. En este sentido, su artículo, titulado “Italian Cinema and the Fascist Past: Tracing Memory Amnesia” profundiza en las presencias y ausencias del pasado fascista en el cine italiano de la posguerra hasta nuestros días, fundamentalmente en las segundas. Como es bien sabido, una de las principales representaciones de la Italia fascista, y sobre todo de la que se embarcó en diversas guerras, es la dicotomía largamente cultivada del bravo italiano frente al cattivo tedesco; es decir, una en la que la culpa recae en el invasor alemán que era, además, el principal responsable de todos los crímenes cometidos tanto en Italia como en el Frente Oriental. De hecho, incluso parte de la memoria de la República Social Italiana fue recuperada, en forma edulcorada, por el conservadurismo de Silvio Berlusconi, que invitaba a recordar las cosas positivas de aquella etapa[i], a pesar de haber luchado codo con codo con los alemanes durante la guerra civil. Es decir, que Italia, pese a los notables esfuerzos realizados desde la academia para desarticular este tipo de mitos[ii], carece todavía de un enfrentamiento crítico y frontal con buena parte de su pasado más traumático, algo en lo que ahonda el artículo de Lichtner. Así, su texto pone el énfasis en la relación entre ese pasado violento y la propia construcción nacional italiana, como elemento explicativo de por qué esa confrontación se ha soslayado. En todo este proceso, el cine no ha jugado sino un papel de refuerzo de dichas amnesias, creando una visión de sufrimiento colectivo y aproblemática en lo tocante a responsabilidades que ha alimentado el mito del bravo italiano. Incluso, como apunta el autor, se han generado rechazos tácitos, que Lichtner califica de “censura por inercia”, hacia películas como Lion of the Desert, que presentaba una visión de las brutalidades coloniales italianas en Etiopía y que ha sido o bien silenciada, o bien apenas emitida por la falta de voluntad de comprar sus derechos, debido a la mala imagen asociada a proyectar este tipo de relatos. En conclusión, lo que Lichtner propone es una aproximación a la gestión, por vía cultural, del pasado traumático italiano y a cómo las lagunas de ese proceso han generado una convivencia incómoda, a nivel del conjunto de la sociedad, con el periodo del fascismo.

ss Hauptsturmführer Gustav Richter (1913–1982), consejero de cuestiones judías y de arianización en la legación alemana de Bucarest entre 1941 y 1944

ss Hauptsturmführer Gustav Richter (1913–1982), consejero de cuestiones judías y de arianización en la legación alemana de Bucarest entre 1941 y 1944

Finalmente, el tercero de los artículos congrega a uno de nuestros colegas del SIdIF, Constantin Iordachi, y a Ottman Traşcă, investigador del Instutul de Istorie “George Bariţ” de Cluj-Napoca y experto en las relaciones militares germano-rumanas durante la Segunda Guerra Mundial. En este caso, Iordachi y Traşcă, cuyo artículo se titula “Ideological Transfers and Bureaucratic Entanglements: Nazi ‘Experts’ on the ‘Jewish Question’ and the Romanian-German Relations, 1940-1944”, siguen la creciente tendencia existente en los últimos años en la historiografía rumana sobre el fascismo –y en los propios fascist studies– que busca una convergencia hacia Europa mediante perspectivas comparadas y transnacionales[iii], analizando la transferencias ideológico-burocráticas entre la Alemania nazi y Rumanía al respecto de la denominada “cuestión judía”. La cuestión de fondo que subyace a este texto es la voluntad de pulsar hasta qué punto la política y los dictados alemanes se impusieron en su área de influencia en Europa, en este caso a través del papel jugado por los expertos nazis en “cuestiones judías” en el diseño de la política antisemita del régimen del general Antonescu. 1939 supuso el estallido de la Segunda Guerra Mundial y, con ello, la ampliación del dominio alemán como potencia en el continente. De esta forma, su capacidad de imponer políticas desde Berlín a terceros países se vio incrementada, aunque con ciertos límites. Por un lado, ese marco posibilista que le ofrecía el escenario bélico era, al mismo tiempo, un marco limitado, ya que se basaba únicamente en la consecución de la victoria alemana, que si bien en 1941 podía parecer bastante posible no lo era ya tanto a finales de 1942. Por otro, el incremento de la influencia no se vio acompañado de una institucionalización del dominio alemán lo que, sumado a las pugnas entre agencias de la policracia nazi, dio como resultado la falta de una estructura funcional a través de la cual canalizar las voluntades de Berlín. Por último, esa misma pugna dentro del aparato del Reich se trasladaba, en el plano internacional, a conflictos tanto con el otro gran poder fascista, Italia, como con grupos fascistas de otros países, que supuso que los nazis tuviesen problemas de peso en las relaciones con estos últimos, como en los casos húngaro, ucraniano o en el propio caso rumano[iv].

De izquierda a derecha, Ciano, Antonescu y Mussolini en un reunión entre ambos mandatarios

De izquierda a derecha, Ciano, Antonescu y Mussolini en un reunión entre ambos mandatarios

Teniendo en cuenta todos estos límites, Iordachi y Traşcă argumentan que la implementación de la agenda nazi en Rumanía no fue total, al igual que sucedió en otros países. Así, bajo el paraguas que proveía la política nazi, centrada fundamentalmente en el antisemitismo, muchos grupos nacionales, como en el caso rumano, pudieron articular sus propias agendas o, mejor dicho, desarrollar las que ya tenían proyectadas, actuando contra minorías étnicas y religiosas, que no siempre tenían por qué ser judíos, dentro de sus fronteras. De la misma forma, esa influencia se vio afectada por el desarrollo de la guerra en el Frente Oriental, pues conforme esta avanzaba y se torcía para los intereses alemanes el peso específico de los enviados nazis –que, en 1941-42, habían podido definir algunas políticas del régimen rumano– iba menguando, teniendo el gobierno de Antonescu una mayor independencia a la hora de desarrollar sus propias políticas, aunque se contrapusiesen a los intereses del Tercer Reich. En definitiva, lo que los autores pretenden es una ponderación de la capacidad de la Alemania nazi de imponer su propia agenda a terceros estados dentro de su área de influencia; algo que, como defienden, no resultó una tarea sencilla ni completamente satisfactoria para los intereses del Reich.

En conclusión, el número que presenta la revista Fascism, pese a ser reducido, realiza un interesante recorrido por tres de las grandes etapas que pueden distinguirse en los fascist studies, a saber, la propia etapa de la Europa de entreguerras y la Segunda Guerra Mundial; el periodo de posguerra y la gestión de los pasados traumáticos de las sociedades europeas; y la época actual que, si bien habríamos de entrar a debatir si hoy en día podemos hablar o no de fascismo, permite trazar algunas comparaciones con la década de los años 30, que fue la del auge del fascismo en Europa. Un número, por tanto, que da buena muestra de la naturaleza del tipo de estudios que últimamente han tomado la delantera en el campo del análisis del fascismo: comparativos, convergentes hacia modelos transnacionales y con un importante sustrato cultural.

 

Fascism. Journal of Comparative Fascist Studies, Vol. 4, 1 (2015)

Enlace al número completo

-Aristotle KALLIS: “When Fascism Became Mainstream: The Challenge of Extremism in Times of Crisis”, pp. 1-24.

-Giacomo LICHTNER: “Italian Cinema and the Fascist Past: Tracing Memory Amnesia”, pp. 25-47.

-Constantin IORDACHI y Ottman TRAŞCĂ: “Ideological Transfers and Bureaucratic Entanglements: Nazi ‘Experts’ on the ‘Jewish Question’ and the Romanian-German Relations, 1940-1944”, pp. 48-100.

 


[i] Por ejemplo, http://www.corriere.it/politica/08_aprile_25/veltroni_berlusconi_ciarrapico_fcdc9bc0-12bf-11dd-8993-00144f02aabc.shtml

[ii] Aquí merece la pena citar, entre otros, el trabajo de Filippo FOCARDI: Il cattivo tedesco e il bravo italiano. La rimozione delle colpe della seconda guerra mondiale, Bari, Laterza, 2013.

[iii] Algunos ejemplos en Raul CARSTOCEA: “Breaking the Teeth of Time: Mythical Time and the «Terror of History» in the Rhetoric of the Legionary Movement in Interwar Romania”, Journal of Modern and Contemporary History, Vol. 13, 1 (2015), pp. 79-97; Valentin SANDULESCU: “«Taming the Spirit». Notes on the Shaping of the Legionary «New Man»”, en Traian Sandu (ed.), Vers un profil convergent des fascismes? «Nouveau consensus» et religion politique en Europe Centrale, París, Cahiers de la Nouvelle Europe, 2010, pp. 207-216; Mircea PLATON: “The Iron Guard Leaders and the ‘Modern State’. Iron Guard Leaders Vasile Marin and Ion I. Moţa and the ‘New European Order’”, Fascism. Journal of Comparative Fascist Studies, Vol. 1, 2 (2012), pp. 65-90; o el propio Constantin IORDACHI: “God’s Chosen Warriors. Romantic Palingenesis, Militarism and Fascism in Modern Romania”, en Id. (ed.), Comparative Fascist Studies: New Perspectives, Londres, Routledge, 2009, pp. 316-357.

[iv] Un análisis sobre estos conflictos entre la Alemania nazi y otros movimientos fascistas nacionales puede encontrarse en la conferencia dada por Grzegorz Rossolinski-Liebe, “Conflicts between Fascist Movements”, en el marco del congreso Fascism Without Borders. Transnational Connections and Cooperation between Movements and Regimes in Europe from 1918 to 1945. Un breve resumen puede leerse en el informe de Alessandro Salvador que publicamos en este mismo blog meses atrás (https://seminariofascismo.wordpress.com/2014/11/25/informe-de-fascism-without-borders-transnational-connections-and-co-operation-between-movements-and-regimes-in-europe-from-1918-to-1945-por-alessandro-salvador/), y que se publicó originalmente en la revista Fascism. Journal of Comparative Fascist Studies, Vol. 3, 2 (2014), pp. 153-161.

Anuncios
Esta entrada fue escrita por miguelalonsoibarra y publicada el 16 abril, 2015 a las 1:42. Se guardó como Novedades editoriales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: