Seminario Interuniversitario de Investigadores del Fascismo

Reseña de “Fascist Temporalities”, Journal of Modern European History, Vol. 13, 1 (2015)

journal_of_modern_european_historySin duda, una de las contribuciones más importantes a los fascist studies de las últimas décadas vino de la mano de la interpretación que el historiador británico Roger Griffin hizo de esta ideología, desde una perspectiva que potenciaba, si bien entre otras, su vertiente más cultural y discursiva, buscando entender al fascismo, como dijese el propio Griffin, en sus mismo términos[i]. Sea como fuere, la síntesis que Griffin hizo de esta ideología, o lo que es lo mismo, su definición, abrió la puerta a toda una serie de estudios y líneas de trabajo que exploraron, y aún exploran, caminos intransitados hasta el momento, complejizando significativamente el fascismo y ofreciendo nuevas posibilidades interpretativas y de comparación entre diferentes experiencias. De entre todo este marasmo surgido al calor de los trabajos de Griffin, pero también de Gentile y Mosse, es quizá la idea de palingenesia, como mito al que aspira el fascismo, una de las más sugerentes, a la par que difíciles de abordar. Y ello no solo por su naturaleza abstracta y plenamente discursiva, sino fundamentalmente por la dificultad que conlleva desplegarla a ras de suelo, es decir, al nivel de los hombres y mujeres que apoyaron y creyeron, cotidianamente, en el fascismo. En este sentido, estudiar cómo el fascismo apeló a cada uno de estos individuos, cómo cubrió sus necesidades y expectativas, resulta esencial para entender el apoyo que le confirieron millones de personas a lo largo y ancho del continente, algo en lo que comprender la dimensión más mundana, por así decirlo, de la palingenesia resulta indispensable.

El uso de los camiones potenciaba el rango de acción de los squadristi italianos, lo que redundaba en la idea de movimiento, inmediatez y acción asociados a la tecnología

El uso de los camiones potenciaba el rango de acción de los squadristi italianos, lo que redundaba en la idea de movimiento, inmediatez y acción asociados a la tecnología

Es precisamente ahí donde se ubica el dossier que hoy reseñamos: en la necesidad de entender cómo se articuló dicho mito palingenésico para que tantos individuos, en lo cotidiano de sus vidas, creyesen en él. Así, dentro de las múltiples facetas que dicho mito poseía, es la de la temporalidad la que Fernando Esposito y Sven Reichardt, en tanto que coordinadores, han decidido abordar en este dossier del Journal of Modern European History. No en vano, en la propia introducción señalan la existencia de una importante laguna en lo que respecta a los estudios de caso sobre el tiempo histórico y sus percepciones y, más aún, sobre esa dimensión dentro de la ideología fascista (p. 25). En este sentido, la potencialidad del estudio de las temporalidades fascistas viene dada, como señala en su ensayo introductorio Roger Griffin, tanto por la posibilidad de articular estudios comparativos como por, esencialmente, la necesidad de indagar en la relación entre la dimensión temporal que cada fascismo aplicaba a su particular construcción utópica –relacionada con los tiempos de cada una de las crisis nacionales– y el éxito o fracaso de sus programas y del atractivo de sus mitos regeneradores y palingenésicos (p. 21). En definitiva, como plantea Raul Carstocea en su artículo sobre las temporalidades en la retórica del movimiento legionario rumano, entender que la creencia en un tiempo eterno y ahistórico contrapuesto al tiempo formal e histórico característico de la decadente sociedad liberal, era algo más que un recurso discursivo. Es decir, que, por contra, era uno de los elementos nucleares de la ideología fascista y de su atractivo (pp. 80-81).

El filósofo rumano Mircea Eliade, sujeto esencial en el artículo de Raul Carstocea

El filósofo rumano Mircea Eliade, sujeto esencial en el artículo de Raul Carstocea

Para comprender la necesidad de crear un nuevo modelo de temporalidad por parte del fascismo y cómo esta fue capaz de seducir a tantos individuos, Esposito y Reichardt realizan en primer término una breve inmersión en la Europa salida de la Gran Guerra, entendida como contexto propiciatorio. Así, incidiendo en buena medida en la línea griffiniana que recorre todo el dossier, ambos autores apuntan la anomia existente en la sociedad europea que habría conducido a tiempo percibido como decadente, pero al mismo como poseedor de un gran potencial posibilista en cuanto a la transformación de la realidad. De esta forma, el fascismo supo recoger todas esas percepciones en su propuesta de una temporalidad, alternativa a la línea del progreso defendida por el liberalismo, que resituase una serie de esencias que dotaban de sentido último a las acciones del ser humano. Una temporalidad que se epitomizaba en la eternidad a la que aspiraba el proyecto fascista, basada en la inmanencia de una serie de valores nucleares que nutrirían la regeneración nacional. Por tanto, una nueva dimensión del tiempo histórico en la que el fascismo y los fascistas eran agentes transformadores inmediatos y activos, y no meros sujetos pasivos confinados dentro de una estructura mayor que los dominaba. Los fascistas, en palabras de Mussolini como bien señala Claudio Fogu, hacían la historia antes que escribirla, lo que modificaba radicalmente la dimensión temporal de la realidad (p. 101).

El fascismo italiano modificó radicalmente el plano urbano romano. Entre otras obras destaca la Via dell'imperio, construida derrumbando todas las casas que se observan en la imagen entre el Coliseo y el monumento a Vittorio Emmanuele. De esta forma, el pasado decadente era eliminado para conectar la nueva realidad fascista con la esencia gloriosa, imperial, itailana.

El fascismo italiano modificó radicalmente el plano urbano romano. Entre otras obras destaca la Via dell’Imperio, construida derrumbando todas las casas que se observan en la imagen entre el Coliseo y el monumento a Vittorio Emmanuele. De esta forma, el pasado decadente era eliminado para conectar la nueva realidad fascista con la esencia gloriosa, imperial, italiana.

Sin embargo, uno de los propósitos que se hallan detrás de la confección de este dossier es trasladar todo ese marco teórico-discursivo al ámbito cotidiano, de cara a ver su aplicabilidad en el plano de lo real. A este respecto, resultan especialmente interesantes los dos textos centrados, como caso de estudio, en el fascismo italiano: por un parte, el de Joshua Arthurs sobre las excavaciones arqueológicas en Roma y en las colonias africanas; y, por otro, el de Ruth Ben-Ghiat sobre el cine en época fascista. Ambos artículos buscan indagar en cómo el nuevo modelo de temporalidad proyectado por el fascismo se codificó en las políticas y lenguajes propios del régimen italiano, de cara a permear a la población. En este sentido, las cronopolíticas tuvieron un impacto muy significativo en lo que respecta al urbanismo romano –un tema abordado antes por Aristotle Kallis[ii] pero sobre el que Arthurs incide desde otros ángulos– en la medida en que la aceleración y el dinamismo propios del fascismo se trasladaron a la transformación del entramado de la ciudad. Así, los barrios medievales de calles estrechas y serpenteantes y de casas apiladas fueron barridos para dejar paso a amplias avenidas que, además de racionalizar el espacio, contraponían visualmente de una forma muy directa la Roma actual, fascista, con la Roma pasada y gloriosa, la imperial. Es decir, hacían tangible el mito palingenésico al tiempo que aceleraban significativamente, a través de esa modificación y resignificación del espacio, el tiempo histórico (p. 53) En esa misma línea encontramos el texto de Ben-Ghiat, que conceptualiza el cine como el único medio de comunicación de masas capaz de captar la velocidad que el fascismo quería imprimir a su proyecto (p. 62). En este sentido, la generalización de películas bélicas ofrecía un marco de altas posibilidades para desarrollar esta cuestión, pues los planos en primera persona y la transmisión de una idea de emergencia (lo bélico) permitían, por un lado, ofrecer al espectador la sensación de dinamismo que envolvía no solo a la actuación individual, sino también a la colectiva en tanto que país; y, por otro, hacer al público protagonista principal de la obra, metáfora de lo que el fascismo quería aplicar respecto a la construcción de la temporalidad histórica.

Cartel de la película "Un pilota ritorna" (1942), uno de los filmes que analiza Ruth Ben-Ghiat en su artículo

Cartel de la película “Un pilota ritorna” (1942), uno de los filmes que analiza Ruth Ben-Ghiat en su artículo

En definitiva, en lo que este dossier pretende hacer hincapié es en la necesidad de los fascist studies de ponderar la interpretación y conceptualización del tiempo por parte de los regímenes y movimientos fascistas como una de las piezas clave de sus proyectos. La transformación revolucionaria del mundo, sublimada en el mito de la palingenesia, tenía como objetivo final la construcción de una utopía atemporal, algo que hacía adquirir a las acciones del presente una dimensión trascendental mucho mayor. Del mismo modo, esa misma voluntad de hacer tangible la utopía fascista era lo que explicaba, en cierto modo, la voluntad de imprimar una nueva velocidad a la marcha de la sociedad y era, al mismo tiempo, lo que necesariamente conducía a una radicalización del proyecto fascista (p. 87), algo que encontró su contexto propiciatorio en el escenario bélico. Sin embargo, todo el despliegue conceptual y teórico que realizan las distintas contribuciones del dossier queda confinado, quizá en demasía, al plano de lo abstracto. Si bien el objetivo principal del dossier es abordar estudios de caso, algo que hace, habría sido interesante intentar profundizar en cómo todas esas dinámicas discursivas se adaptaban al día a día de los individuos que creyeron en el proyecto y la utopía fascistas, algo que no se aborda, excepción hecha de los artículos sobre el cine y las excavaciones arqueológicas, si bien solo en cierto modo. Por tanto, el dossier constituye una contribución interesante al estudio de un campo que apunta a ser prolífico para los estudios sobre el fascismo, pero adolece de una cierta concreción práctica que, sin duda, resta posibilidades interpretativas prácticas al propio concepto de temporalidad fascista.

 

Journal of Modern European History, Vol. 13, 1 (2015)

Enlace a la web del JMEH

“Fascist Temporalities”, editado por Fernando Esposito

FORUM

-Roger GRIFFIN: “Fixing Solutions: Fascist Temporalities as Remedies for Liquid Modernity”, pp. 5-23.

FASCIST TEMPORALITIES

-Fernando ESPOSITO y Sven REICHARDT: “Revolution and Eternity. Introductory Remarks on Fascist Temporalities”, pp. 24-43.

-Joshua ARTHURS: “The Excavatory Intervention: Archaeology and Chronopolitics of Roman Antiquity in Fascist Italy”, pp. 44-58.

-Ruth BEN-GHIAT: “The Imperial Moment in Fascist Cinema”, pp. 59-78.

-Raul CARSTOCEA: “Breaking the Teeth of Time: Mythical Time and the ‘Terror of History’ in the Rhetoric of the Legionary Movement in Interwar Romania”, pp. 79-97.

-Claudio FOGU: “The Fascist Stylisation of Time”, pp. 98-114.

 


[i] Véase https://seminariofascismo.wordpress.com/2014/11/27/entrevista-con-roger-griffin-historiador-del-fascismo-europeo-y-la-crisis-de-la-modernidad/ y el ya clásico Roger GRIFFIN: Modernismo y fascismo. La sensación de comienzo bajo Mussolini y Hitler, Madrid, Akal, 2010.

[ii] Véase Aristotle A. KALLIS: “The «Third Rome» of Fascism: Demolitions and the Search for a New Urban Syntax”, The Journal of Modern History, 84/1 (2012), pp. 40-79. Una perspectiva similar para el caso de la Budapest de entreguerras en Alexander VARI: “Re-territorializing the «Guilty City»: Nationalist and Right-wing Attempts to Nationalize Budapest during Interwar Period”, Journal of Contemporary History, 47/4 (2012), pp. 709-733.

Anuncios
Esta entrada fue escrita por miguelalonsoibarra y publicada el 15 septiembre, 2015 a las 0:45. Se guardó como Novedades editoriales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: